Supongo que todos sabéis lo que es la comunicación no verbal, además, el nombre no deja lugar a equívocos. La comunicación no verbal es todo aquello que comunicamos sin utilizar las palabras, es decir, en la comunicación no verbal entran en juego aspectos tales como los gestos, la postura, la expresión facial, la voz…entre otros muchos.

Hoy os quiero hacer una pregunta: ¿Qué porcentaje de lo que transmitimos creéis que corresponde a la comunicación verbal, es decir, lo que decimos, las palabras? Me gustaría que dedicaseis un momento a reflexionar para responder a esta pregunta.

¿Ya? Pues bien, os voy a contar la teoría de uno de los expertos que ha investigado sobre este tema: Albert Merhabian. Este psicólogo descompuso en porcentajes qué influencia tenían diferentes aspectos en la transmisión de un mensaje. No sé cuál habrá sido vuestra respuesta anterior, pero según estos estudios el impacto de la comunicación verbal (las palabras) se corresponde sólo al 7%. El 38% corresponde a aquello que tiene que ver con la voz, el tono, volumen, entonación, etc. Y por último,  el 55% se corresponde con lo que se ve, es decir, posición del cuerpo, apariencia, movimientos, gestos, expresión, mirada…

Si en un principio os resultan chocantes estos resultados sólo tenéis que imaginar a alguien hablando en un idioma que no conozcáis de diferentes formas: enfadado, alegre, cansado, asustado, hablando a un bebé…Seguro que sabríais distinguir perfectamente un estado de otro aún sin entender ni una palabra de lo que dice, y eso es gracias a la entonación, a la posición del cuerpo, a los gestos…Es decir, a la comunicación no verbal.

Una vez sabemos de la importancia d este tipo de comunicación, la no verbal, ¿qué conclusiones podemos sacar de esto? Resaltemos dos aspectos a tener en cuenta:

  • Debemos tener claro que como entrenadores podemos prepararnos exhaustivamente el mensaje que queremos transmitir a nuestros deportistas, pero si no cuidamos y trabajamos también la comunicación no verbal es probable que dicho mensaje no sea efectivo en absoluto.
  • Muy importante: tened muy presente que SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE estáis comunicando. Es decir, incluso cuando no habláis estáis lanzando mensajes a vuestros deportistas. Por lo tanto, debéis cuidar muchísimo vuestra comunicación no verbal en entrenamientos y más aún en partidos, tanto antes (en el vestuario) como durante (en el banquillo) y después.

Esta no es una tarea fácil. No nos la enseñan ni en el colegio ni suele enseñarse en ninguno de los cursos de formación para entrenadores que realizamos. Es una dura tarea, porque mejorar nuestra comunicación no verbal requiere esfuerzo y entrenamiento, pero es indispensable para una figura como la vuestra, es una herramienta potentísima si se utiliza bien o puede arruinarnos un gran trabajo si la usamos mal. Debemos aprender a alinear nuestra comunicación verbal con la no verbal, es decir, no puedo transmitir con mis palabras una cosa mientras que el resto del mensaje que estoy dando con mi tono de voz, con mis gestos, con mi expresión facial…es otro. Es muy habitual que pidamos calma a nuestros deportistas mientras nosotros transmitimos nerviosismo, o que los animemos mientras nuestra comunicación no verbal refleja derrotismo. Tampoco podemos decir a un jugador que contamos con él cuando en los entrenamientos ni siquiera le dirigimos la mirada, ni podemos pretender tener un acercamiento con un deportista si nuestra posición es de agresividad o de superioridad, por ejemplo.

Controlar la comunicación no verbal es especialmente difícil porque ésta suele ser automática, es decir, no solemos ser conscientes de ella, pero no os alarméis, simplemente dedicándole una atención especial y entrenándola podremos conseguir grandes logros.

Entrenadores, no olvidéis que siempre estáis comunicando, incluso cuando no entráis en el vestuario después de una derrota huyendo de comunicar. Por lo tanto, por favor, cuidad vuestra comunicación (especialmente la no verbal).

Virginia Sánchez Larriba