La RAE define “talento” como la capacidad para el desempeño de algo. En la vida hay personas a las que se les da increíblemente bien realizar alguna actividad, y este talento lo solemos entender como algo innato, algo con lo que naces.
Si nos centramos en el ámbito del deporte, es cierto que hay personas a las que, como se suele decir, el talento se le cae. Y cuando hablamos de talento en nuestro ámbito solemos referirnos a la parte técnica. Pero el talento ¿es sólo eso?

Si pensamos más allá del deporte nos podemos encontrar con muchas personas talentosas en diferentes cosas, y si os fijáis, es curioso cómo personas con un increíble talento en algo (normalmente este algo es hacia donde se ha dirigido su profesión o al menos algo que les caracteriza mucho) muestran también talento en otras actividades, sin tener porqué estar relacionadas entre sí.
Empecé a pensar en ello el otro día, a través de una conversación con alguien muy talentoso en la actividad principal de su vida, en torno a la que había girado toda su vida (para que os podáis hacer una idea, era tan talentoso en ello que fue campeón del mundo). Cuando dejó de dedicarle tanto tiempo a este deporte (sí, era un deporte) empezó a realizar otro tipo de actividades, sin ninguna relación con su actividad principal, sin ser ni siquiera deportes ni nada relacionado con la actividad física, pues bien, resultó ser muy talentoso en otros muchos ámbitos. El pensar con calma en todo esto me hizo preguntarme ¿es una persona con talento innato para múltiples cosas? Creo que esa no es la explicación; él se ha formado para cada una de las actividades que ha realizado después, ha puesto esfuerzo, interés, ganas, pasión y tiene una manera muy personal de hacer las cosas. Es decir, se dirige con sus acciones hacia el talento y por lo tanto el talento aparece.

Entonces ¿es el talento algo innato o, por el contrario, nos dirigimos nosotros hacia él? Pues bien, es evidente que hay aspectos innatos en nosotros, pero también creo que parte del talento depende de cómo actuamos y de qué parte de nosotros ponemos en cada aspecto de nuestra vida o en cada cosa que hacemos.

Quizás yo no pueda colaborar mucho en hacer crecer la parte innata de este talento del que hablamos, pero estoy segura de que juntos podemos trabajar en la otra, en esa parte del talento en la que podemos influir, generar y potenciar.

Encantada, soy Virginia Sanchez y es un autentico placer que estéis por aquí.